Teléfono: (0299) 496-3355

E-Mail: radiociudad@copelnet.com.ar

Dirección: Av. Olascoaga 560, Cutral Có

facebook.com/radiociudad945

Whatsapp: 2994045352

Domingo, 08/05/2016 - 21:41

El destino de Dilma se decide esta semana en el Senado

El miércoles se prevé que el plenario de la Cámara Alta vote la apertura de juicio político contra la presidenta, lo que implicaría su inmediato apartamiento del cargo. Una guía para no perderse en el laberinto político brasileño.

Río de Janeiro. La crisis que zarandeó los cimientos de la política en Brasil y puso al borde de la destitución a la presidenta, Dilma Rousseff, está aderezada de toda una ensalada de jerigonza jurídica y de jerga callejera que ha ampliado el diccionario del día a día de los brasileños.

Rousseff se enfrenta a un impeachment , un complejo proceso de destitución con numerosas etapas sucesivas en la Cámara de los Diputados y el Senado, cuyo trámite se inició en diciembre y que tendrá una votación decisiva esta semana, con la que se podría sellar el afastamento o alejamiento temporal de la jefa de Estado.

La mandataria es acusada de haber cometido un “crimen de responsabilidad”, motivo fijado por la Constitución para poner en marcha este tipo de procesos destituyentes.

Según la parte acusadora, el crimen se produjo en las pedaladas , que no se refieren a los paseos que Rousseff suele dar en bicicleta cada mañana en el entorno del Palacio de la Alvorada, sino a unas maniobras contables consideradas irregulares el año pasado por el Tribunal de Cuentas.

Convencida de que el juicio político oculta otros intereses, Rousseff acusa de golpistas y conspiradores a los otros dos personajes clave de esta telenovela: el vicepresidente Michel Temer, quien la sustituirá si es destituida, y Eduardo Cunha, el presidente de la Cámara de los Diputados.

Cunha, apodado “cangrejo” en una lista de pago de sobornos de una constructora, fue quien puso en marcha el proceso contra Rousseff, pero esa maniobra le costó ser apartado del cargo por un caso de corrupción en el que es investigado en el Tribunal Supremo.

Detonante

El juicio a Dilma se produce en paralelo a un caso de corrupción que ha puesto a Brasil patas arriba, conocido popularmente como el “Petrolao”, porque la empresa Petrobras está en el ojo del huracán de la operación policial que fue el inicio de todo. Se la llama Lavajato , palabra con la que se conocen los lavaderos automáticos de automóviles y que también se usaban para lavar dinero.

Este caso elevó al juez Sérgio Moro a la categoría de héroe nacional para los opositores, que son llamados de forma despectiva coxinhas , y a la de enemigo público número uno por parte de los petralhas , un término derivado del Partido de los Trabajadores (PT) nada cariñoso para los seguidores de Rousseff.

El caso se tejió con una red de delações premiadas , acuerdos de colaboración con la Justicia que firmaron 57 reos.

Las investigaciones llegaron hasta la mismísima Rousseff y a su antecesor, Lula da Silva, a quien indagan para aclarar si es dueño de un tríplex , un departamento de tres pisos en la playa, y del sítio de Atibaia , finca rural a nombre de amigos.

El cerco sobre Lula, que incluyó grampos o escuchas telefónicas, aceleró la crisis y llevó a Rousseff a nombrarlo ministro de la Casa Civil, con el supuesto objetivo de protegerlo con el fuero privilegiado que está aparejado a ese cargo.

Pero después de una guerra de cautelares en la Justicia, el Tribunal Supremo suspendió este nombramiento.

Todo esto caldeó los ánimos en las calles, donde hubo panelaços o cacerolazos.

Los incondicionales de Rousseff acusan a los opositores de ser un bando de reaças (reaccionarios), la “elite blanca” que pretende acabar con los programas sociales, en especial con el Bolsa Familia.

La gran mayoría de los diputados que votaron sí al impeachment aludieron a Dios o a su familia para decirle a Rousseff “tchau, querida” (chao, querida), frase con la que se despidió Lula de Dilma en una filtrada escucha telefónica.

Votación definitiva

Probablemente, esa frase será repetida por los senadores el miércoles, cuando está prevista la votación del plenario que decidirá su destino.

Si más de la mitad de los 81 senadores votan favorablemente, Rousseff será apartada del cargo hasta que se concluya el proceso, lo que puede alargarse hasta un máximo de 180 días.

Durante ese período, Temer asumiría la presidencia y, si el Senado se inclina finalmente por la destitución, completará el mandato de Rousseff que termina el 1º de enero de 2019.

Según recuentos de la prensa, cerca de 50 senadores ya manifestaron su intención de votar a favor de la destitución.

El objetivo de la oposición es lograr esta semana el voto favorable de 54 senadores, cifra que supone dos tercios de la Cámara Alta y que es el umbral mínimo que sería necesario para sentenciar la destitución de Rousseff en la votación definitiva.

Las últimas cartas

Ataques a Temer. Sin citarlo, Rousseff acusó ayer a su vice, Michel Temer, de buscar reducir al mínimo los subsidios que el gobierno entrega a los más pobres por medio del programa Bolsa Familia, con el objetivo de cortar gastos para sortear la grave crisis económica que vive el país. “El gasto del Bolsa Familia es menor al uno por ciento del PIB. Quieren hacer ahorro con el dinero de los más pobres”, acusó Rousseff durante un discurso en el norte del país. Según la mandataria, su eventual sucesor quiere retirar los subsidios que se pagan a 36 millones de personas y sólo mantenerlos a los 10 millones más pobres del país.

Pide elecciones. La presidenta retó a los opositores a tratar de llegar al poder por medio de las elecciones y a ceder a las urnas el papel de juez de su gobierno, en lugar del Senado, que la juzgará en los próximos días. “Si quieren hacer un juicio político de mi gobierno, que acudan al pueblo brasileño y no al impeachment”, expresó Rousseff. Es la primera vez que sugiere en público esta opción.

lavoz.com.ar

Comentarios (0)

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.